jueves, 27 de mayo de 2010

TIERRA DE GANANCIAS

El Observador
Samuel García / Milenio
Frecuentemente leemos en la prensa que las grandes empresas en México tienen problemas con sus negocios porque los impuestos son muy altos, porque sus costos de energía, de transporte, de logística y laborales son prohibitivos, o simplemente porque en México no existen las condiciones jurídicas, de seguridad pública o regulatorias para hacer negocios.
Tienen razón… en parte. Se requiere que el Estado mejore la política tributaria, repiense las relaciones obrero-patronales, invierta fuerte en educación, infraestructura y energía, y ofrezca la seguridad pública que todos reclamamos como derecho elemental. Ni duda cabe.
Pero por qué cuando se requiere emprender los cambios legislativos, institucionales y regulatorios para hacer todo lo anterior —de lo que mucho se quejan los empresarios— resulta que sus líderes gremiales brillan por su ausencia, en el mejor de los casos.
Quizá una de las razones que explican el porqué de este comportamiento gremial, se encuentra en los buenos resultados que obtienen en sus negocios asentados en el país.
México es un paraíso para los capitales si nos atenemos a la rentabilidad que obtienen las grandes empresas, según un extenso análisis que publicó El Semanario al respecto y que se puede consultar en www.elsemanario.com.mx
De 94 empresas analizadas en 16 diversos sectores se concluye que en más de la mitad de ellos las empresas mexicanas son más rentables que sus pares en el mundo, y en 9 de 16 sectores son más rentables que en el resto de la región.
Un par de casos son sintomáticos de lo anterior. En telecomunicaciones la rentabilidad sobre el capital invertido (RoC) de las empresas mexicanas casi duplica a su competencia en AL. La mexicana América Móvil obtuvo un RoC de 23 por ciento promedio entre 2007-09, mientras que Telefónica de España 10.6 por ciento, la estadunidense ATT (líder mundial del sector) 7.7 por ciento y el promedio de diez empresas comparables a escala mundial, 7.8 por ciento. Es decir, América Móvil obtuvo una rentabilidad que triplica a la del líder mundial.
Otro caso es Genomma Lab, una empresa que adquiere marcas especialmente farmacéuticas, maquila los productos y desarrolla una potente estrategia de comercialización por televisión. La empresa se colocó en el primer lugar del ranking de rentabilidad de El Semanario, con un RoC de 32.8 por ciento, más de tres veces la rentabilidad obtenida por las 10 empresas comparables en el mundo y muy por encima del 9.5 por ciento que obtuvo la estadunidense CVS Caremark, la líder mundial del sector.
Casos de éxito —como éstos— en la generación de rentabilidad para sus negocios abundan, según el análisis de El Semanario. No se puede desmerecer la buena estrategia, gestión y dirección que sintetiza una tasa superior de rentabilidad y que es la finalidad de cualquier negocio. Sin embargo, también hay que tomar en cuenta factores externos y deficiencias en la regulación y competencia de mercados que inciden en la rentabilidad de los negocios en México. ¿Qué factor pesa más en cada caso? Ello requiere un análisis individual más profundo, lo cierto es que la alta rentabilidad histórica que han obtenido empresas en sectores como telecomunicaciones, minería, farmacéutica o medios de comunicación tiene mucho que ver con la nula respuesta de su gremios para impulsar los cambios estructurales en la economía de los que tanto se ha hablado en México en las últimas décadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada